Únase a nosotros en la celebración de 100 años de atención y espíritu imparables Más información
icono para donar Donar
Imagen de dos niños abrazándose y un gráfico de corazón
¡Eso es todo! Entrega Match Magic para el Giving Tuesday: haga una donación ahora El amor transforma la vida de los pacientes: ¡el impacto del Giving Tuesday se duplica hoy! DONE HOY

La deformación de la pared torácica, o tórax de forma anormal, es una afección muy común que afecta a aproximadamente 1 de cada 500 personas.

Mientras que algunas personas nacen con una deformación de la pared torácica, muchas las desarrollan durante su etapa de crecimiento en la adolescencia. La causa de estas afecciones no está clara y, por lo general, es necesario realizar un tratamiento.

El equipo de especialistas de los Shriners Children's trata malformaciones de la pared torácica de todo tipo. Todas las decisiones de tratamiento las dirigen cirujanos pediátricos reconocidos a nivel internacional quienes consideran las opciones mínimamente invasivas para cada paciente. El equipo médico especializado trabaja en conjunto para garantizar que cada niño reciba la mejor y más avanzada atención pediátrica especializada.

Las afecciones que se tratan y los tratamientos y servicios que se proporcionan pueden variar según el centro de atención. Comuníquese con el centro de atención de Shriners Children's más cercano.

Síntomas de las malformaciones en la pared torácica

Algunos de los síntomas de una anomalía en la pared torácica pueden ser:

  • Fatiga temprana durante el ejercicio
  • Dificultad para respirar durante el ejercicio
  • Dolor de pecho
  • Mareo
  • Aceleración cardíaca

Ocasionalmente un niño puede no tener ninguno de estos síntomas. Es común que los pacientes experimenten efectos secundarios psicológicos y emocionales, tal como imagen negativa del cuerpo, baja autoestima y torpeza social. Esto se ve especialmente en la adolescencia, ya que el defecto empeora en esa época, en la cual el niño puede estar buscando la aceptación de sus pares.

Se informa que las anomalías de la pared torácica son más comunes en los niños que en las niñas, pero un gran número de niñas no han sido diagnosticadas debido a que sus senos cubren deformidades óseas importantes.

Tipos de tratamientos de la pared torácica

Pectus excavatum (tórax excavado): La anomalía de pared torácica que más se ve en los niños es pectus excavatum (PE), cuya traducción literal es “pecho hueco” y también es conocida como “pecho hundido” o “pecho cóncavo”. Esta es una afección en la que el esternón de un niño está hundido en el pecho, lo que hace que este parezca hueco. Si es un caso grave, puede comprimir o desplazar el corazón o los pulmones, lo que ocasiona falta de aire y dificulta la capacidad de ejercitarse, también ocasiona dolor de pecho, palpitaciones y dificultad para tragar.

Pectus carinatum (tórax elevado): En el pectus carinatum, también conocido como “pecho elevado” o “pecho de paloma”, el esternón sobresale hacia afuera. Este tipo de afección se diagnostica con más frecuencia en los niños que en las niñas, ya que es más evidente en los niños. Como sucede con la mayoría de las anomalías de la pared torácica, puede estar presente al nacer o poco después, o frecuentemente se vuelve evidente durante el período de crecimiento de la adolescencia y progresa hasta que el niño deja de crecer.

Síndrome de Poland: Este tipo de malformación en la pared torácica es menos frecuente y afecta un lado del pecho. Se caracteriza por componentes subdesarrollados de la pared torácica. Normalmente, el lado afectado del pecho tiene menos músculo. Las anomalías en las costillas también son comunes debido al desarrollo desigual de los músculos. El grado de la afección varía según cada paciente.

Enfoques de tratamiento y manejo

Decidir cuál es el mejor curso de tratamiento para una anomalía en la pared torácica es diferente para cada niño. En los Hospitales Shriners para Niños, el equipo médico creará un plan de atención personalizado para brindar la mejor atención posible para cada niño en particular. Nuestro equipo interdisciplinario, dirigido por cirujanos pediátricos, puede incluir cirujanos ortopédicos, fisioterapeutas, neumonólogos, especialistas en diagnóstico por imágenes, cardiólogos, cirujanos plásticos y otros especialistas pediátricos.

El curso del tratamiento dependerá del tipo de malformación y de su nivel de complejidad. A veces no se recomienda ningún tratamiento, mientras que otras veces un corsé o una cirugía pueden ser la mejor opción para obtener los mejores resultados. Es posible que le recomienden una cirugía especializada para reformar el pecho.

El tratamiento incluye:

Procedimiento de Nuss: Es una cirugía mínimamente invasiva en la que se coloca una barra de acero inoxidable de la medida de la pared torácica. La barra se inserta y se asegura a través de una pequeña incisión debajo de cada brazo. Los extremos de la barra se sujetan a la pared torácica. Por lo general, las barras de Nuss permanecen colocadas durante tres años antes de quitarse. Este procedimiento de Nuss lleva aproximadamente dos horas y su extracción lleva aproximadamente una hora.

Crioablación: Esta técnica innovadora implica congelar los nervios dentro de la pared torácica para crear un área de entumecimiento temporal para disminuir el dolor después de la cirugía. El uso de este tratamiento ha reducido considerablemente las estadías hospitalarias y los analgésicos posoperatorios.

Procedimiento de Ravitch: El procedimiento de Ravitch, históricamente el tratamiento original para las anomalías de la pared torácica, ha sido reemplazado casi por completo por el procedimiento de Nuss. Se reserva para las afecciones más complejas de la pared torácica, como el pectus carinatum severo. Este procedimiento se realiza a través de una incisión horizontal en la parte media del pecho donde se extraen porciones específicas de cartílago, lo que permite que el esternón se mueva a una posición normal. Este procedimiento lleva aproximadamente entre cuatro y seis horas.

Corsés para el pecho: Pediatric Orthotic and Prosthetic Services (POPS), LLC de los Hospitales Shriners para Niños diseña y crea corsés a medida para aplicar presión directa sobre el pecho de los niños con pectus carinatum. Esta técnica altamente eficaz reforma el pecho de manera segura sin cirugía.

En la actualidad, los Hospitales Shriners para Niños también están llevando adelante investigaciones para analizar el uso de tecnología magnética mínimamente invasiva para el tratamiento del pecho hundido.

Las afecciones que se tratan y los tratamientos y servicios que se proporcionan pueden variar según el centro de atención. Comuníquese con la ubicación de los Hospitales Shriners para Niños más cercana.

Ahora, Davis tiene más confianza en sí mismo. Tiene la pared torácica infinitamente más uniforme, y no ha tenido ni un desequilibrio.
Dee Dee, Portland

Servicios ortopédicos y prostéticos pediátricos, LLC

En los Servicios ortopédicos y prostéticos pediátricos (POPS) de Shriners Children's, LLC, se diseñan, colocan y fabrican prótesis pediátricas para niños, desde bebés hasta adultos jóvenes. Estos dispositivos -incluidos los aparatos ortopédicos proporcionan a los niños el apoyo que necesitan para desarrollar todo su potencial. El POPS se encuentra en todas las sedes de Shriners Children's. La relación estrecha entre nuestro personal y el personal médico de un centro nos permite trabajar juntos para evaluar las necesidades y las capacidades de un niño.

Tratamientos innovadores

Ver todos los tratamientos relacionados

Procedimiento Nuss

El procedimiento Nuss es una cirugía mínimamente invasiva para pacientes con pectus excavatum, también conocido como pecho cóncavo o hundido.

Procedimiento de Ravitch

Permite corregir casos graves o complejos de tórax en quilla (pectus carinatum) y tórax hundido (pectus excavatum) mediante la extirpación del cartílago que causa el defecto. El esternón se coloca en la posición normal.

Servicios psicológicos y psiquiatría

Nuestros psicólogos del Hospital Shriners para Niños se especializan en evaluar y brindar apoyo a los niños y sus familias que se están adaptando a un nuevo diagnóstico o que tienen dificultades en su vida cotidiana debido a un traumatismo.

Próximos pasos

Solicitar una cita

Las familias y los cuidadores que buscan tratamiento deben comenzar comunicándose con nosotros para programar una cita.

Iniciar sesión en el portal del paciente

Los padres y tutores de los pacientes actuales pueden enviar un correo electrónico, solicitar registros, coordinar citas y más.

Referir a un paciente

Los médicos y proveedores de atención médica pueden solicitar citas, iniciar transferencias o ponerse en contacto con nosotros si tienen preguntas.