icono para donar Donar

La historia de Leufry

La tecnología láser proporciona enfoques innovadores para las quemaduras.

El futuro de la atención para las quemaduras está sucediendo ahora en el Hospital Shriners para Niños Boston.

Pacientes como Leufry, un adolescente de la República Dominicana, están experimentando resultados increíbles con menos visitas al quirófano gracias a los avances en la terapia con láser, muchos de los cuales fueron desarrollados por los cirujanos plásticos del Hospital Shriners para Niños Boston.

De Santo Domingo a Boston para recibir atención para quemaduras

Leufry tenía solo 6 años cuando sufrió quemaduras en más del 30 % de su cuerpo después de que un cable con alta tensión le cayera encima cuando salía a su balcón. Su abuela encontró a Leufry inconsciente. Fue trasladado de urgencia a un hospital infantil en Santo Domingo, donde pasó dos meses sometido a múltiples procedimientos para cubrir sus heridas. Afortunadamente, fue atendido por el equipo de ayuda social del Hospital Shriners para Niños Boston en una clínica en la República Dominicana y, desde entonces, ha recibido tratamiento en Boston. Durante los últimos 10 años, Leufry se ha sometido a 15 cirugías para tratar las cicatrices de las quemaduras.

La práctica común en la atención para quemaduras ha sido cubrir una herida con injertos de piel tomados de otra parte del cuerpo. Los injertos de piel son muy eficaces para cerrar heridas agudas rápidamente, pero la recuperación puede ser dolorosa y la zona de donde se extrae el injerto, conocida como zona donante, queda con una cicatriz. Además, tanto el área injertada como la zona donante pueden desarrollar cicatrices hipertróficas gruesas (elevadas) que afectan la movilidad y función, y hacen que los resultados cosméticos no sean los ideales.

En la actualidad, las prácticas clínicas están avanzando y los médicos pueden recomendar que algunas lesiones más leves sanen solas sin injertos, lo que elimina las cicatrices de la zona donante. El Hospital Shriners para Niños Boston ha estado a la vanguardia del progreso en el uso de láseres para tratamiento de cicatrices de quemaduras por más de 25 años. La terapia con láser se han utilizado para el tratamiento de cicatrices de quemaduras desde la década de los noventa. Los distintos láseres tienen efectos específicos, por lo que es importante una aplicación individualizada.

Pioneros en el tratamiento con láser en el Hospital Shriners para Niños Boston

El Dr. Matthias Donelan, cirujano plástico del Hospital Shriners para Niños Boston, describe el futuro de la atención para quemaduras con menos cirugías y más tratamientos con láser. Publicó un artículo en 2008 que describe el uso del láser de colorante pulsado como una alternativa a la extirpación de cicatrices faciales. El láser de colorante pulsado, combinado con procedimientos de cirugía plástica menores de liberación de tensión, permite que las cicatrices se remodelen y vuelvan casi a la normalidad en apariencia y función. Los pacientes se benefician porque ya no son necesarias las grandes extirpaciones de cicatrices. En muchos casos, las zonas donantes ya no son necesarias para cerrar áreas abiertas porque no es necesario eliminar la cicatriz. Esto elimina el traumatismo y la cicatrización adicionales en las zonas donantes. Los resultados son mejores y a los pacientes les encanta este enfoque.

El Dr. Donelan comenzó a usar el láser de colorante pulsado en pacientes hace más de 20 años y sigue impresionado con los resultados. “La terapia con láser disminuye las tasas de hospitalización y no causa deformidad en otras partes del cuerpo”, dijo el Dr. Donelan. “Estos avances no solo evitan que los niños deban realizarse cirugías, sino que, en última instancia, contribuyen a mejorar los resultados y la calidad de vida a largo plazo de nuestros pacientes”.

Otro láser innovador, el láser de CO2 ablativo y fraccional, fue desarrollado justo frente al Hospital Shriners para Niños Boston unos años más tarde por los Dres. Rox Anderson y Dieter Manstein, en Wellman Laboratories. Este tipo diferente de láser demostró ser una herramienta aún más poderosa para las cicatrices de quemaduras que el láser de colorante pulsado. Aflojó y disminuyó la hipertrofia en muchas cicatrices sin necesidad de procedimientos de cirugía plástica local.

“Ahora usamos ambos láseres de manera habitual en nuestra práctica en el Hospital Shriners para Niños Boston”, agregó el Dr. Donelan. “En la actualidad, rara vez extirpamos las cicatrices de quemaduras hipertróficas porque podemos mejorarlas mediante la rehabilitación en vez de extirparlas”. 

Para Leufry, esto ha significado menos cirugías, mejor movilidad y una mejor apariencia de las cicatrices de las quemaduras. Ahora, con 18 años, Leufry puede hacer las cosas que ama gracias a la atención que le cambió la vida y que recibió en el Hospital Shriners para Niños Boston. De vuelta a casa en la República Dominicana, se concentra en la escuela, con un verdadero amor por las ciencias sociales y naturales, y siempre está listo para practicar cualquier deporte que pueda. Con una sonrisa brillante y un espíritu amable, no sorprende que a Leufry también le guste conocer gente nueva y le encante reunirse con amigos.

“Luego de que nuestros pacientes atraviesan un traumatismo importante o una lesión por quemadura, es nuestra responsabilidad regresarlos a una vida de la más alta calidad posible”. Eso significa que debemos abogar por ese paciente, y no solo recuperar sus habilidades funcionales, sino su calidad de vida total, incluida su apariencia.
Cirujano plástico Dr. Matthias Donelan

El cuidado de las quemaduras continúa a medida que Leufry crece

En 2021, Leufry y su madre Yohanna se quedaron en el Hospital Shriners para Niños Boston durante tres meses para recibir atención de seguimiento. El Dr. Donelan usó la plastia en Z y la terapia con láser para ayudar a liberar la tensión de las cicatrices en el cuello de Leufry, lo que le permitió mover la cabeza con más libertad. “El Dr. Donelan es un buen doctor. Tengo mucha gratitud hacia él y todos en el hospital. Conozco a muchos miembros del personal desde hace mucho tiempo, como Susie, la fotógrafa, y muchos enfermeros que son muy cálidas y cariñosas. Shriners es como mi segundo hogar”, dijo Leufry.

Yohanna se hizo eco de ese sentimiento y expresó que Shriners Children's es único porque no son solo los médicos y enfermeros quienes se preocupan por los pacientes. Desde la intérprete de español, Miriam, hasta Sandy, la administradora de atención médica desde hace mucho tiempo, pasando por Ernesto en el acceso a pacientes, Sandra y Gloria en la cafetería, y Celina en el servicio de limpieza, todo el equipo se une para cuidar a los pacientes. “El personal les muestra a los pacientes que todos son importantes. Shriners es especial porque nos dan la bienvenida como si fuéramos de la familia cuando venimos acudimos por cuidados”, dijo Yohanna.

El uso de la tecnología láser ha transformado la forma en que tratamos las cicatrices de quemaduras en la actualidad. Es un excelente ejemplo de cómo los avances científicos pueden incorporarse a la práctica quirúrgica diaria para el beneficio de los pacientes. Los pacientes como Leufry continúan llevando una vida satisfactoria que no está limitada por las cicatrices de sus quemaduras. Crecen para convertirse en adultos jóvenes seguros de sí mismos que pueden alcanzar su máximo potencial. Durante más de 50 años, el Hospital Shriners para Niños Boston ha estado a la vanguardia del tratamiento y la tecnología que no solo salva la vida de los pacientes, sino que también los ayuda a volver a ser niños activos y felices.

Conoce a Leufry

La tecnología láser ha significado menos cirugías y mejores resultados para este adolescente.

Leufry agradece al cirujano plástico Dr. Matthias Donelan por mejorar la apariencia y la movilidad de las cicatrices de sus quemaduras.

Cuando Leufry llegó por primera vez al Hospital Shriners para Niños Boston (izquierda), las cicatrices de las quemaduras le afectaban la movilidad del cuello. Después de los tratamientos con láser (derecha), Leufry mejoró su movilidad y la apariencia de sus cicatrices de quemaduras.

Leufry y su madre, Yohanna, creen que el Hospital Shriners para Niños Boston es especial porque todos los reciben como si fueran de la familia cuando acuden por cuidados.

Próximos pasos

Comparta su historia

Nuestros pacientes y familias son el centro de todo lo que hacemos en Shriners Children's. Lo invitamos a compartir cómo el equipo de Shriners Children's ayudó a su hijo.

Donaciones a Shriners Children's

A través de la generosidad de donantes como usted, hemos podido ayudar a que más de un millón de niños lleven una vida más plena, independientemente de la capacidad de pago de la familia.

Contáctenos

¿Tiene alguna pregunta o solicitud? ¿Necesita concertar una cita? Estamos a su disposición.