icono para donar Donar

Reflexiones de una enfermera del Hospital Shriners para Niños St. Louis

Cualquier cirugía conlleva sus propias ansiedades y preocupaciones, pero hay un cierto nivel elevado de inquietud y tensión cuando se somete a un niño a una cirugía. Esta experiencia puede intimidar y asustar a muchos niños.

Sin duda, la familia del paciente está nerviosa y no quiere nada más que su hijo reciba la mejor atención y los mejores resultados posibles. Colleen Hogland no se lo toma a la ligera.

“Nos hemos mantenido fieles a la misión al brindar atención de la más alta calidad a nuestros niños en un ambiente compasivo y centrado en la familia”, dijo Colleen sobre el Hospital Shriners para Niños St. Louis, el hospital al que ha dedicado las últimas cuatro décadas de su carrera. “También seguimos llevando a cabo investigaciones para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes”.

Colleen se enorgullece de trabajar para un sistema de atención médica que se enfoca en brindar atención de calidad en todos los sentidos y asume la responsabilidad personal de brindar la atención más increíble en cualquier lugar para niños y familias que deben someterse a cirugías.

Colleen pasó casi 30 años como enfermera en una de las unidades de enfermería para pacientes hospitalizados del Hospital Shriners para Niños St. Louis. Sin embargo, desde 2009, ha sido una parte integral del equipo preoperatorio y de recuperación. Ella valora el hecho de que la misión de Shriners Children's nunca flaquea. Si bien la misión sigue siendo la misma, las cosas han cambiado mucho durante la larga carrera de enfermería de Colleen.

“Nuestros niños ya no se quedan hospitalizados por tanto tiempo”, dijo Colleen. “Los horarios de visita también han cambiado mucho. Cuando llegué por primera vez, incluso los padres tenían que seguir un horario de visitas establecido y no se les permitía quedarse a pasar la noche. Todos los gráficos estaban en papel hasta 2004, cuando el Sistema de Internet de los Hospitales Shriners para Niños (SHCIS, por sus siglas en inglés) llegó a nuestras vidas. Cuando empecé, solíamos usar tarjetas de medicamentos de 'una pulgada por una pulgada' para pasar nuestros medicamentos. Ahora, por supuesto, usamos el asistente de administración de medicamentos con código de barras”.

Si bien, a lo largo de los años, la tecnología logró avances en la práctica a la vez que presentaba sus propios desafíos, la parte favorita del trabajo de Colleen nunca cambió. “Los niños son los que hacen que trabajar aquí sea tan especial y maravilloso”, admitió. “Me encanta trabajar en Shriners por los hermosos, cariñosos, felices y fuertes niños que recibimos para ayudar a mejorar cada día”.

Colleen tiene muchos recuerdos especiales gracias a las interacciones con los pacientes a lo largo de los años, pero uno de ellos se destaca. “Tuvimos una fiesta en el antiguo hospital antes de que cerrara en 2015, y muchos de nuestros pacientes anteriores a largo plazo volvieron a vernos”, recordó. “Fue como una gran reunión de pacientes, médicos y personal. El primer paciente al que atendí en 1982 asistió a la fiesta. No había visto a Dawn ni a su madre en más de 25 años”.

Para Colleen, se sintió como una misión cumplida.

“Fue tan especial volver a verlos”, dijo. “Todavía estaban muy agradecidos por la atención recibida en Shriners y cómo cambió su vida”.

Colleen

Colleen Hogland es enfermera en el Hospital Shriners para Niños St. Louis desde hace 40 años.

Comparta su historia

Nuestros pacientes y familias son el centro de todo lo que hacemos en Shriners Children's. Lo invitamos a compartir cómo el equipo de Shriners Children's ayudó a su hijo.

Donaciones a Shriners Children's

A través de la generosidad de donantes como usted, hemos podido ayudar a que más de un millón de niños lleven una vida más plena, independientemente de la capacidad de pago de la familia.

Contáctenos

¿Tiene alguna pregunta o solicitud? ¿Necesita concertar una cita? Estamos a su disposición.